Educación secundaria

Discurso del ministro de Educación de la Nación

Palabras del ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, durante la presentación de la nueva Escuela Secundaria en Casa de Gobierno.

“Formamos parte de un proyecto que se tomó en serio la educación. La primera medida de gobierno del ex presidente Kirchner fue ir a una provincia que hacía tres meses que no pagaba salarios. Eso marcó un rumbo al cual le han seguido leyes muy importantes; construcción de escuelas como no se veía desde mediados del siglo pasado; y distribución de libros y equipamiento tecnológico. Esto ya forma parte del patrimonio de toda la sociedad. Sin embargo, estos logros no impiden que no veamos las deudas que tenemos, y una de ellas es la educación secundaria.

Nuestra educación secundaria tiene una aceptable tasa de ingreso y una pobre tasa de egreso, se quedan en el camino más de la mitad de los alumnos. En el mundo se van de la secundaria los alumnos, en Estados Unidos se van los negros y los latinos, en Europa se van los inmigrantes y aquí se van los que menos tienen.

La pobreza y la desigualdad son un enorme obstáculo educativo. Hay problemas escolares que ocurren fuera de la escuela: los pobre repiten cuatro veces más que los no pobres, los pobres tienen cuatro años menos de escolaridad que los no pobres, en el quintil más pobre hay un 30 por ciento de abandono escolar, en el menos pobre hay un 6 por ciento. Y las cifras que siguen son muy importantes e impactantes: en el quintil más pobre, 9 de cada 10 van a la escuela pública, en el menos pobre, 1 de cada 7. Ahí tenemos una tarea enorme y esto exige soluciones que están fuera de la escuela, por eso es tan importante la tarea realizada por el gobierno desde hace unos años en términos de generación de empleos e industrialización del país. Cuatro millones y medio de empleos son una noticia educativa porque si los padres tienen empleo, retienen a sus hijos en la escuela.

Pero hay otros problemas que ocurren en el interior de la escuela y esos son los que tenemos que resolver los educadores. Lo vamos a hacer recuperando la mejor tradición pero mirando para adelante. Debemos construir lo que la escuela de antes no hacía: la vocación de incluir a todos. Y esto lo vamos a hacer sin nostalgia del pasado, de aquella escuela que incluía al 30 por ciento de los alumnos. Somos la primera generación que tiene el desafío enorme de enviar a nuestros hijos e hijas trece años a la mejor escuela. Esto está avalado por leyes de protección integral de los derechos de los niños, por la Ley de Educación Nacional y por ese poderoso instrumento de justicia social que es el Decreto de Asignación Universal por Hijo.

Este proceso ya lo hemos empezado con la escuela técnica, con una inversión muy importante que ha hecho que la escuela técnica tenga el 12 por ciento más de matrícula en estos últimos años. Lo vamos a seguir con el resto de las escuelas secundarias con medidas institucionales y pedagógicas. No vamos a tomar medidas que traigan sufrimiento institucional como ha ocurrido con otras reformas de antaño. No vamos a poner la escuela patas para arriba y a correr a los docentes de su lugar, pero vamos a dejar atrás el Polimodal y a volver a los títulos de Bachiller y de Técnico, que son socialmente reconocidos.

Queremos que haya en todos los años Lengua, Matemática, e Idioma Extranjero, y vamos a ir contra la fragmentación del conocimiento. En algunas provincias hay 15 o 16 materias, vamos a obtener mayor articulación entre ellas y ampliar la cantidad y diversidad de escuelas. En 2011 van a haber 6000 ciclos básicos rurales.

Vamos a llegar a todos aquellos que estén privados de su libertad y quieran estudiar, a generar nuevas formas de escolarización para actores que antes estaban excluidos de la escuela como las alumnas mamás, los alumnos papás y las alumnas embarazadas. Para eso necesitamos generar otras condiciones que, sin duda, tengan capacitación laboral. Sabemos cuando los chicos tienen problemas en la escuela, los tienen cuando ingresan y cuando dan examen, por eso uno de los ejes de esta reforma va a ser mayor acompañamiento para los alumnos, más instancias de apoyo a través de tutores, orientadores y profesores de apoyo.
Vamos a incluir temáticas de formación ciudadana como ya lo venimos haciendo, a profundizar Derechos Humanos y Educación Sexual Integral. En la ciudad de Buenos Aires existe un 6 por ciento de embarazo adolescente y en algunos sitios del norte grande argentino un 25 por ciento. Entonces, no tenemos que discutir más lo que es una ley.

Todos los chicos van a tener que hacer algo por la sociedad como parte de su formación, vamos a hacer experiencias solidarias, trabajos comunitarios, incrementar los espacios de formación complementaria con deportes, artes y recreación. Tenemos 1200 Centros de Actividades Juveniles que vamos a duplicar, y que en algún sentido convergen con el importante esfuerzo que están haciendo otras provincias con escuelas abiertas los fines de semana, turismo escolar y escuelas de verano.

Vamos a evaluar la calidad educativa, en marzo se van a autoevaluar las escuelas para fijar las metas y en septiembre vamos a hacer una evaluación a todas las escuelas secundarias, no para hacer ranking sino para ayudarlas. Habrá nuevos enfoques respecto de la evaluación y de la calificación.
Vamos a seguir mejorando las condiciones materiales de las escuelas como lo venimos haciendo desde hace muchos años a través de becas, transporte y millones de libros. En 2011 queremos que todas las escuelas tengan bibliotecas escolares.

Vamos a trabajar con los docentes en concentración horaria, a cambiar los planes entre este año y el próximo, como hemos cambiado los planes de formación para la educación primaria.

Queremos una escuela exigente, inclusiva y de calidad. La escuela que expulsa no es más exigente, queremos dar una pelea técnica y cultural contra algunos mitos. Los docentes que reprueban a todos los alumnos no son más exigentes, queremos probar que una escuela distinta no es necesariamente una escuela más fácil. Pensar una escuela más fácil para estos sectores que están afuera sería no confiar en ellos, sería no esperar nada de ellos. Creemos que donde hay pobres expectativas materiales, tenemos que brindar altas expectativas pedagógicas.

Queremos una escuela que respete los valores de los jóvenes, queremos sacarlos de los estereotipos y de las páginas de policiales. Vamos a trabajar en canal Encuentro una franja juvenil, a generar órganos de participación y consejos de convivencia. Pensamos una escuela que consolide la autoridad de los adultos porque sin autoridad no hay institución, no hay aprendizaje. No pensamos que la escuela deba ser gobernada por una asamblea de alumnos y docentes, a las escuelas las gobiernas los adultos y vamos a consolidar la autoridad de los adultos, pero no vamos a consolidar el autoritarismos de algunos. En estos tiempos la fuente de autoridad de una persona no la da un título sino el ejemplo de todos los días y esto es lo que infinidad de docentes hacen en las escuelas. No queremos sociedades impunes, queremos una escuela con normas pero que tengan un carácter reparatorio y pedagógico.

Queremos una escuela en la que haya clases todos los días y esta es una responsabilidad de todos, del Estado, los padres y los alumnos que tienen que hacer un esfuerzo. Para ello tenemos un programa en contra del ausentismo escolar. Nos preocupa también el alto ausentismo docente en la escuela pública secundaria y vamos a trabajar contra esto. Lo empezamos este año con el 50 por ciento de las escuelas que son casi 3800. Es una inversión realmente muy importante, en el 2010 será de 2.132.700.000 pesos, destinados a construcción de edificios escolares, refacción de 1000 escuelas por año, acciones de retención, becas, transporte, orquestas, libros, inversiones en las escuelas, entre otros. Es una tarea de la Nación junto con las 24 provincias.

Estamos sentando las bases de un cambio que ya empezó. Quiero agradecer a una gran cantidad de gente que nos apoya y a la señora presidenta por discutir a fondo estas medidas y por haber puesto como eje de la gestión a la salud, el trabajo, la educación y la dignidad.

Nos vamos a comprometer a luchar contra la idea de que algunos no pueden. Hay miradas sobre la pobreza que provocan más pobreza, miradas que instalan a los pibes pobres en el lugar del “no van a poder”. Cada alumno es un enigma y no hay certezas científicas sobre cuanto es lo que pueden dar. Vamos a dar pelea a aquellos que piensan que algunos tienen techo porque queremos ratificar el valor de la educación como una de las pocas actividades humanas que rompe la profecía de la cuna, que interrumpe el destino marcado de muchos chicos. Todavía la educación es una poderosísima arma de movilidad social para los sectores que menos tienen. Queremos recordar en este año del bicentenario que este suelo que pisamos no es un simple lugar, este suelo que pisamos es una patria que hace 200 años que intentamos construir. La patria se construye con todos adentro y este es el sentido de todas estas medidas”.

Prof. Alberto Sileoni
Ministro de Educación de la Nación