Ante los hechos de público conocimiento, el Ministerio de Educación de la Nación informa

La Paritaria Nacional Docente fue concebida en 2006 como un mecanismo de reconstrucción de un sistema educativo que presentaba una gran fragmentación producida, entre otras cosas, por la transferencia de los servicios educativos a las provincias sin los recursos necesarios, en la década de los 90. En un país con 24 estados subnacionales no es posible fijar un techo salarial, pero sí un mínimo, un piso. Ningún docente de la Argentina puede cobrar por debajo de un salario mínimo acordado entre la Nación y los cinco gremios de representación nacional.

El Ministerio de Educación de la Nación no tiene la gestión directa de las 45000 escuelas ni de los 960 mil docentes que educan en todo el territorio del país;  esa responsabilidad corresponde a las autoridades de las provincias y de la Ciudad de Buenos Aires.

La paritaria nacional docente tiene una función exclusivamente orientadora, que es  fijar el salario “testigo” (el mínimo), de maestro de jornada simple, sin antigüedad. (Esto representa aproximadamente un 8% de los docentes argentinos).

El gobierno nacional participa en esa paritaria considerando tres aspectos: las legítimas demandas de los trabajadores, los propios recursos disponibles y las posibilidades financieras de cada una de las jurisdicciones. No contemplar este último aspecto sería una irresponsabilidad.

Es en cada una de las provincias donde se establece la remuneración que han de percibir los educadores, a través de las tratativas que llevan adelante las autoridades locales y los más de 110 gremios que actúan en todo el territorio nacional.

Es necesario destacar que el Estado Nacional contribuye a conformar esos salarios con una inversión que supera los $ 5200 millones anuales, a través de dos instrumentos: El Fondo Nacional de Incentivo Docente – $255 por cargo-, y el Programa de Compensación Salarial que alcanza a 10 provincias argentinas.

Junto con ello, el Estado Nacional construye miles de escuelas, distribuye millones de libros y netbooks, laboratorios, acciones de capacitación docente, conectividad para escuelas rurales, equipamiento para escuelas técnicas, ludotecas, coros y orquestas, radios escolares, becas, materiales didácticos y otros recursos que llegan a cada todas y una de las escuelas de la patria.

Sí es responsabilidad exclusiva  del Gobierno Nacional el pago de  los salarios de los 118.000 docentes y de los 48.000 trabajadores denominados “no docentes” que se desempeñan en las 48 universidades nacionales, inversión que en 2012 fue cercana a los $ 19.000 millones.

Desde 2003 a la fecha, el salario docente en Argentina se incrementó en un 665%, llegando nuestro país a una inversión en Educación equivalente al 6,47 % del PBI.

El gobierno nacional tiene un profundo respeto por la tarea que realizan nuestras educadoras y educadores en todas las escuelas de la Argentina enseñando y dando ejemplo a más de 12 millones de alumnos y alumnas. Ese respeto nos compromete a profundizar los esfuerzos que corresponden a nuestra responsabilidad.